domingo, 17 de agosto de 2008

Oro en Pekín para el León Kenenisa



Kenenisa lo volvió a hacer. Oro olímpico en los 10.000 metros por segunda vez consecutiva. Primero Atenas, ahora Pekín. Con récord olímpico en una carrera portentosa y con una última vuelta en la que dejó claro quien manda en el fondo. El león Kenenisa. El viernes, a por el oro en los cinco mil, el que no pudo conseguir hace cuatro años en Grecia.
La carrera de ayer tiene más historia. Haile Gebreselassie se despide de las pistas de los Juegos con un discreto sexto puesto, pero el mito vivo del atletismo etíope sigue siendo grande. Peleó para ayudar en la victoria de su discípulo, el que en Atenas tomó el relevo como pidiéndole permiso al maestro. Shileshi también ayudó a Kenenisa Bekele y tuvo el premio de la plata. Lástima del bronce.
Leemos en Addis Journal que el país es una fiesta. Primero fue Tirunesh y ahora Kenenisa. Se escucha el enkuan des yalachehu, que es como se felicitan en las grandes fiestas. Y las emisoras de radio no dejan de poner el Ambesa, la canción que Teddy Afro le dedicó a Kenenisa cuando en Atenas deslumbró al mundo. Pero Teddy Afro no lo pudo festejar, porque sigue en la prisión de Kaliti por un extraño caso que hasta Los Angeles Times aborda como ejemplo del estrechamiento de las libertades que muchos vienen denunciando en Etiopía.

1 comentario:

Elia dijo...

¡Qué buena noticia!

Por cierto, lo de Teddy Afro ya pasa de castaño oscuro. Como muestra, la cantidad de mensajes de apoyo recibidos en este mini-post o en éste.