miércoles, 1 de agosto de 2012

Chapuzón en el lago de Awasa

Hace cuatro años, cuando tomamos esta foto en el lago Awasa, también había Juegos Olímpicos. Fueron los de Pekín, en los que Kenenisa Bekele y Tirunesh Dibaba hicieron doble oro en 5.000 y 10.000 metros. Entonces, el equipo de Etiopía no tenía, como esta vez, una nadado. Es la primera vez en la historia que eso sucede y muchos recordarán la hazaña del guineano Eric Moussambani, aquel nadador que a duras penas pudo terminar la prueba pero que recibió una ovación tan grande como si hubiese ganado una medalla. Yanet Seyom, la joven nadadora natural de la ciudad de Kolbolcha y que entrena ayudada por su madre en la piscina del hotel Ghion, no parece tener opciones de medalla, pero acude con una preparación mucho mejor que la de Moussambani. recordad que las pruebas clasificatorias comienzan el vienres alas 11 de la mañana. ¿Y a qué viene esto? Pues a que la foto del niño nadando en el lago Awasa nos hizo recordar que entonces también era año olímpico y que quién sabe, a lo mejor él soñaba con hacer un día del deporte su forma de vida. O no, quizás solo se estaba dando un refrescante chapuzón una tarde de sábado, mientras otros pescaban, las vacas bebían y grupos de recién graduados en la Universidad se hacían fotos a la hora de la puesta de sol.