viernes, 7 de diciembre de 2012

La estatua de Menelik II en Addis Abeba se salva de la piqueta

El proyecto para construir las líneas de un metro ligero que atravesarán Addis Abeba de norte a sur y de este a oeste había puesto en jaque al Rey. La estatua del emperador Menelik II, en la plaza que lleva su nombre, junto a la catedral de San Jorge, corría peligro porque justo por su emplazamiento se había trazado la línea férrea. Pero ya no. El proyecto ha sido modificado para evitar el traslado de la estatua ecuestre del modernizador del estado etíope y fundador de la ciudad de Addis. Ya hubo un tiempo, durante la ocupación italiana en la segunda mitad de los años treinta, que la estatua había desaparecido de su sitio.