viernes, 17 de enero de 2014

"Addis Addis". Prólogo de Lola Huete Machado


“Addis Addis” sigue dando pasos. Ya existe físicamente: terminó la impresión y viene de camino. Como os contábamos hace unos días, os iremos dando detalles sobre el libro en Mamá Etiopía::, que es en realidad donde todo comenzó. Hoy os hablamos del prólogo.

Lo firma Lola Huete Machado, periodista de El País, autora de memorables reportajes -muchos de ellos sobre África-, coordinadora del blog África no esun país, y desde ayer responsable de la sección Planeta Futuro. Así es presentada Lola en el perfil del blog: Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog.”

 Lola Huete ha escrito para “Addis Addis” una estupenda pieza que, sin ninguna duda, revaloriza el libro y que le agradecemos de corazón. La titula “Ese lugar del que venimos...” y nos parece que transmite muy bien el espíritu que alienta las páginas del libro.

Apunta primero la frecuente mirada prepotente, engreída e ignorante con la que desde Europa solemos contemplar África, para añadir: “Digo esto, antes de nada, para mostrar desde aquí mi admiración por este libro que tienen ustedes entre sus manos, pues está lleno de todo lo contrario, de grandeza, curiosidad, cercanía, amor y respeto al otro, posiciones de salida desde donde todos deberíamos partir siempre en la carrera de la vida, en general, y con respecto a otros seres humanos, en particular”.

“Un lujo. Agulló, con buena mano periodística, cuenta Etiopía a través de sus ciudadanos, pobres y ricos, famosos o no tanto: Melaku Belay, Peter, Mohamed, Selam Tewasom, Filagot Getachew, Dawit Kebede, Bekelech, Afewerk Tekle, Munit Mesfin, Wubalem Tadesse, Wami Birratu, Haile Gebreselassie... y otros muchos que están ahí sin ser nombrados”, dice en otro párrafo.

El lujo es contar con un prólogo así. Es el aperitivo. Muchas gracias, Lola.