domingo, 22 de marzo de 2015

Recuerdo de Walmara en el Día del Agua


Hoy se celebra el Día Mundial del Agua para recordar, este año, que el cuidado de este elemento esencial para la vida es clave para un desarrollo sostenible. Y recordamos que su gestión y deficiente acceso a fuentes limpias de agua es una de las razones principales de la desigualdad y el empobrecimiento de los pueblos.

Hoy queremos celebrar la efemérides con estas fotos de hace un año. Estábamos entonces en Walmara, en la región de Etiopía en la que la asociación Abay desarrolla la mayor parte de sus programas de cooperación. La educación y la sanidad están en la base de toda la acción de Abay y uno de las primeras actuaciones en este lugar de unos cincuenta kilómetros de Addis Abeba fue la construcción de un pozo (ahora ya son dos) en la escuela. La intención es vincular la educación y el acceso al agua, con muy buenos resultados, porque las familias de la zona para poder tener derecho a utilizar el pozo -y evitar desplazamientos larguísimos- tienen que comprometerse a que los chavales van a la escuela. Además, el hecho de que el pozo esté en la escuela contribuye a que los chicos (casi siempre las chicas) no tengan que emplear horas en ir a otras fuentes mucho más lejanas robándole horas a la educación. Ese círculo vicioso que mantiene todavía a demasiada gente en el plantea atrapada.

Y los críos que iban a buscar el agua querían vernos en acción. Nos invitaron a arrancar agua del pozo y hemos de decir que no es un trabajo liviano para estos chavales que levantan pocos palmos del suelo. Pero ahí están cada día, sacándole agua limpia a las entrañas de la tierra y cargándola hasta las casas. Seguro que no deberían ser ellos los que se ocupen de esa tarea, pero situémonos: esto es una aldea de Etiopía. Al menos ahora van a la escuela. Y ese es el primer paso logrado en Walmara gracias a los cooperantes de Abay y a la implicación que han logrado de la población local.