miércoles, 20 de enero de 2010

Kaldi's estrena web



Ya sabéis que nos gusta contar aquí esas cosas que ofrecen la cara menos conocida de Etiopía, la que se aleja más de los tópicos que se han acuñado a base de un sufrimiento enorme de los etíopes y que, por desgracia, aún no podemos decir que sea historia. Kaldis es, además de una forma original -y en cierto modo sarcástica- de levantar una empresa, un negocio próspero. En el blog contamos hace tiempo nuestra viista a la que entonces (año 2006) era la única cafeteria de la cadena que, según sos promotores no plagia a Starbucks, sino que rinde un tributo a la multinacional norteamericana del café que no hae mucho mantuvo un litigio con los productores etíopes de café. Pues bien, Kaldi's ya tiene once cafeterías repartidas por Addis Abeba y hace poco acaba de estrenar página web.

Y hablando de estereotipos, es un buen momento para enlazar un artículo en el que un escritor africano, que se llama Binyavanga Wainaina, también con sorna y sarcasmo, habla de lo que uno nunca debe olvidar de hacer cuando se dispone a escribir sobre África. Enlazamos también la traducción que puedes leer completa en el blog Por fin en África.

Dice cosas como estas:
Nunca pongas la imagen de un africano de clase media en la portada de tu libro, ni dentro, a no ser que haya ganado un Premio Nobel. Un AK-47, costillas prominentes, pechos desnudos: utiliza éstas. Si tienes que incluir a un africano, asegúrate de que consigues a uno vestido con ropas zulúes o masaís.