viernes, 15 de abril de 2011

Días de Bodas en Addis Abeba

Medhanialem (Addis Abeba)

Son estos meses, antes de que empiecen las lluvias, los más propicios para celebrar las bodas en Etiopía, aunque para quien desea hacerlo cualquier momento es bueno.Una noche compartimos la terraza de la piscina del Hotel Ghion con una pareja de novios -ella vestida de blanco inmaculado, muy a la occidental, y el de traje oscuro- que se ve que prolongaron la celebración con un grupo reducido de amigos. Pero de repente empezó a caer una de esas trombas de agua en las que parece que la mismísima catarata del Tis Isat cae sobre tu cabeza. Nosotros nos refugiamos en un pequeño quiosco de venta de helados a ver si escampaba. Y los novios -sin duda más habituados que nosotros a la lluvia furiosa de Addis Abeba- trataron de servirse de una de las sombrillas de la terraza para guarecerse. Pero aquello no paraba y el agua encharcada iba ganando altura y el viento arreciaba. La imagen era curiosa: bajo la luz tenue, con el traje blanco empapado, el peinado deshecho y los vuelos de la cola al capricho del viento, la novia parecía un fantasma cruzando los jardines frondosos del Ghion.
Y todo esto, para compartir la foto que ilustra el post, que es de otra boda, de las que se celebran con el ritual ortodoxo más tradicional, con esos trajes tan vistosos y elegantes. La foto es de hace casi un año y está tomada un domingo por la mañana en la iglesia de Medhanialem, en uno de los barrios nuevos de la ciudad de Addis Abeba.